Preguntas más frecuentes acerca de la displasia cervical

Datos e información acerca del diagnóstico, síntomas y tratamiento de la displasia cervical

P

¿Qué es la displasia?

R

Displasia es el término médico para las células anormales en el cuello uterino causadas por el virus del VPH. Si las anomalías son pocas y leves, generalmente se superan sin necesidad de tratamiento. No obstante, algunos casos de displasia moderada (y la mayoría de las displasias graves), no se irán por sí solas. En esta fase, se considera que las células son "precancerosas": dicho de otra manera, si no se detectan y se tratan podrían convertirse en cáncer cervical.

Dependiendo de la cantidad de células anormales presentes, los profesionales del cuidado de la salud clasifican la displasia como:

  • Leve, o "NIC 1": NIC significa neoplasia intraepitelial cervical. Si la displasia es del "primer nivel", quiere decir solamente que alrededor de una tercera parte de las células del cuello uterino son anormales. Además, las células no se ven tan claramente anormales como en la displasia moderada o grave. Debido a que por lo general NIC 1 desaparece por sí sola, la Sociedad Americana para la Colposcopia y la Patología Cervical (ASCCP) ha publicado directrices que declaran que el tratamiento preferido de esta leve condición es la "espera observada". Se estima que una de cada seis mujeres desarrollará NIC 1, la que también se conoce con la abreviatura LSIL (lesión escamosa intraepitelial de bajo grado).
  • Moderada o "NIC 2": casi dos tercios de las células cervicales son anormales. Otro término que puede utilizarse para la NIC 2 (y NIC 3) es "HSIL" (lesiones intraepiteliales escamosas de alto grado).
  • Grave o "NIC 3": casi todas las células cervicales son anormales o precancerosas. Además, estas células son las que tienen una obvia apariencia anormal, en comparación con NIC 1 ó NIC 2. Se estima que una de cada 25 mujeres desarrollará NIC 2 ó 3.



P

¿Quién corre el mayor riesgo de sufrir de displasia?

R

Ya que los tipos del VPH de alto riesgo son la causa principal de displasia, cualquier persona que alguna vez haya tenido contacto cutáneo íntimo (genital) con otra persona está expuesta a contraer la enfermedad.

No obstante, otros factores pueden incrementar la probabilidad de que la infección de VPH dé paso a la formación células precancerosas (y posteriormente al cáncer cervical):

  • Haber estado expuesta durante su gestación a un medicamento llamado dietiloestilbestrol (DES) que se recetó entre 1938 y 1971 a muchas mujeres para evitar el aborto espontáneo.
  • Infección con clamidia o el virus herpes simple tipo 2 (ambos son distintos tipos de enfermedades de transmisión sexual).
  • Un familiar directo (madre o hermana) con antecedentes de cáncer cervical, que según la publicación International Journal of Cancer, triplica el riesgo personal.
  • Los padecimientos de salud que debilitan el sistema inmunológico del cuerpo, tales como el VIH/SIDA.
  • Fumar, que afecta la capacidad del organismo de combatir infecciones. Se estima que fumar duplica el riesgo de que las células anormales se conviertan en NIC 3.
  • Nivel bajo de ácido fólico (un tipo de vitamina B).
Ya que los tipos del VPH de alto riesgo son la causa principal de displasia, cualquier persona que alguna vez haya tenido contacto directo íntimo (genital) con otra persona está expuesta a contraer la enfermedad.



P

¿Cuáles son los síntomas de displasia?

R

La displasia no tiene ningún síntoma de advertencia. Una vez que se presentan síntomas tales como sangrado vaginal o dolor en la parte inferior de la espalda, el padecimiento ha evolucionado a cáncer cervical. Por eso es tan importante someterse con regularidad a la prueba de Papanicolaou y (si es de 30 ó mayor) la de VPH. (Esto síntomas los pueden causar otras condiciones, así que, ¡no adelante acontecimientos! Consulte con su doctor o enfermera.)



P

¿Cómo se diagnostica?

R

La displasia generalmente no tiene ningún síntoma. Por consiguiente, es importante diagnosticarla mediante pruebas de detección de cáncer cervical habituales, como la prueba de Papanicolaou y (si usted tiene 30 años o es mayor) la prueba de VPH. Si su Papanicolaou es claramente anormal o si la prueba de VPH muestra una infección persistente (determinada mediante una prueba de VPH realizada dos veces en un lapso de seis meses a un año), su doctor o enfermera deberá practicarle un examen llamado colposcopía para examinar más detenidamente su cuello uterino. Durante la colposcopia, con frecuencia se realiza una biopsia, una extracción de una muestra de tejido cervical para ser analizada y confirmar si hay displasia y si ésta requiere tratamiento.

No obstante, la colposcopia no es infalible. Según la Sociedad Americana para la Colposcopia y la Patología Cervical (ASCCP), varios estudios recientes sugieren que cerca de una tercera parte de los casos menos extendidos de NIC 2/3 no son detectados por la colposcopia, con o sin biopsia. Por lo tanto, si el cuello uterino tiene apariencia normal durante la colposcopia, se recomienda someterse a una nueva prueba de VPH 12 meses después (o una de Papanicolaou a los 6 y a los 12 meses). Si el VPH persiste o el Papanicolaou sigue siendo anormal, es buena idea realizar otra colposcopia.



P

¿Cómo se trata la displasia?

R

Si tiene NIC 1, es común que se le tenga bajo observación simplemente mediante exámenes de detección, generalmente una prueba de VPH después de un año. (Otra opción es repetir la prueba de Papanicolaou a los 6 y a los 12 meses.) La razón es que los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) estiman que el 60 por ciento de los casos de NIC 1 desaparecen por sí solos, sin tratamiento alguno. (A diferencia del 40 por ciento de los casos de NIC 2.) Si una nueva prueba confirma que la infección por VPH persiste, o si el resultado del Papanicolaou es anormal, deberá repetirse la colposcopia.

No obstante, si tiene NIC 2 o NIC 3, hay varios métodos que su doctor u otro proveedor del cuidado de la salud pueden utilizar para eliminar las células cervicales anormales. Estos tratamientos se encuadran en dos categorías generales: la "ablación" (por la cual se vaporizan o se destruyen de alguna manera las células anormales mientras se encuentran en el cuerpo), y la "escisión" (por lo cual se extirpan las células con un bisturí o un láser). Los procedimientos de "escisión" también permiten que se envíe una porción del tejido al laboratorio para analizar posteriormente (también conocido como biopsia).

Advertencia especial para mujeres jóvenes o embarazadas:

Adolescentes (edades de 13 a 20) y mujeres jóvenes. Las directrices de consenso publicadas en la revista médica American Journal of Obstetrics & Gynecology afirma que en algunos casos es aceptable retrasar el tratamiento de NIC 2 hasta por dos años, mientras se mantiene bajo cuidadosa observación con pruebas de colposcopia y de Papanicolaou cada seis meses. Esto se debe a que las niñas en estas edades un riesgo de desarrollar cáncer cervical muy bajo.

Mujeres embarazadas. Las directrices de consenso también afirman que a menos que se diagnostique un cáncer invasor, el tratamiento y los exámenes posteriores se deben de retrasar hasta al menos seis semanas después del alumbramiento.

Los tratamientos ablativos incluyen:

  • Tratamiento con láser: Se utiliza un pequeñísimo haz de luz de alta intensidad para vaporizar las células anormales. La zona y la profundidad del tratamiento pueden controlarse con gran precisión.
  • Crioterapia: Se coloca una sonda en el cuello uterino enfriándolo hasta temperaturas bajo cero, lo que congela y daña las células anormales. Las células dañadas son expulsadas al siguiente mes en forma de flujo acuoso. Cabe señalar, sin embargo, que el alcance de la sonda utilizada para congelar las células anormales limita la eficacia de la crioterapia. Además, al igual que varios de los otros tratamientos contra displasia, este no genera una muestra de tejido que pueda ser analizada para descartar la presencia del cáncer cervical. Por ende, existen tratamientos más idóneos que la crioterapia en los casos en que las superficies de tejido identificadas como NIC 3 son más amplias, ya que es más probable que contengan el cáncer invasor. Los tratamientos escisionales incluyen:
  • LEEP (técnica de escisión electroquirúrgica con asa): En lo que es probablemente el tratamiento contra displasia más difundido, se utiliza un bucle de alambre delgado por el cual fluye corriente eléctrica para extirpar tejido anormal. Se puede realizar como un procedimiento ambulatorio con anestesia local.
  • "Conización" láser o de "cuchillo frío": se extrae un cono o pedazo cilíndrico del cuello uterino cortándolo con un bisturí o un laser. Este procedimiento a menudo se realiza cuando hay que remover bastante tejido. Tales procedimientos que utilizan un bisturí tiene una tasa superior de complicaciones que los que se realizan utilizando un láser.
De acuerdo a las directrices de consenso publicadas en el número de octubre de 2007 de la revista médica American Journal of Obstetrics & Gynecology, todos esto tratamientos son igualmente de efectivos en eliminar la displasia y en reducir el riesgo futuro de cáncer invasor. No obstante, se recomiendan los tratamientos "escisionales" a las mujeres que están siendo tratadas por displasia (NIC) recurrente (repetida).



P

¿Es siempre efectivo el tratamiento? ¿Puede haber una recaída?

R

El tratamiento de la displasia es eficaz para la mayor parte de las mujeres; pero no para todas. Las directrices de consenso publicadas en la revista médica American Journal of Obstetrics & Gynecology (AJOG) informan que la tasa de fracaso en el tratamiento de la displasia es de entre un 5 y un 15 por ciento. Como consecuencia, la incidencia de cáncer cervical invasor en las mujeres que han sido tratadas anteriormente por displasia es substancialmente mayor que en la población femenina de los EE. UU. Exámenes de posteriores (de seguimiento) son esenciales.

La Sociedad Americana para la Colposcopia y la Patología Cervical (ASCCP) recomienda que se repitan las pruebas de VPH de seis a doce meses después del tratamiento. Si la infección con un tipo de alto riesgo del VPH continúa presente, según la ASCCP, se debe de repetir un examen de colposcopia. No obstante, si la prueba demuestra que la infección de VPH ya no está activa,, usted puede regresar a su rutina normal de pruebas de detección de cáncer cervical. Tome nota de que la prueba de Papanicolaou puede usarse como de evaluación posterior: un Papanicolaou seis meses después del tratamiento y un segundo seis meses después de éste. No obstante, las directrices de la AJOG declaran que "revisiones sistemáticas" han hallado que cuando la prueba de VPH se utiliza como examen de evaluación posterior al tratamiento su desempeño supera al de la citología (Prueba de Papanicolaou).



P

¿Afectará la displasia su capacidad de tener niños?

R

Ni la displasia ni su tratamiento afectarán su capacidad de quedar encinta. No obstante, los tratamientos "escisionales", como el LEEP y la "conización de cuchillo frío", aumentan el riesgo que corre una mujer de parto prematuro, lo que requeriría una cesárea y tener un bebé de bajo peso al nacer. (Hasta la fecha, la mayor parte de los estudios no han mostrado que los tratamientos "ablativos" estén asociados con estos resultados. No obstante, no se puede llegar aún a una conclusión firme.) Si quiere tener hijos en el futuro, consulte con su doctor u otro profesional del cuidado de la salud acerca de estas complicaciones potenciales.